Posteado por: lpadillakeen | 19 febrero, 2010

REFLEXIONES DE HOY

Libro de Isaías 58,1-9.
¡Grita a voz en cuello, no te contengas, alza tu voz como una trompeta: denúnciale a mi pueblo su rebeldía y sus pecados a la casa de Jacob!
Ellos me consultan día tras día y quieren conocer mis caminos, como lo haría una nación que practica la justicia y no abandona el derecho de su Dios; reclaman de mí sentencias justas, les gusta estar cerca de Dios:
“¿Por qué ayunamos y tú no lo ves, nos afligimos y tú no lo reconoces?”. Porque ustedes, el mismo día en que ayunan, se ocupan de negocios y maltratan a su servidumbre.
Ayunan para entregarse a pleitos y querellas y para golpear perversamente con el puño. No ayunen como en esos días, si quieren hacer oír su voz en las alturas.
¿Es este acaso el ayuno que yo amo, el día en que el hombre se aflige a sí mismo? Doblar la cabeza como un junco, tenderse sobre el cilicio y la ceniza: ¿a eso lo llamas ayuno y día aceptable al Señor?
Este es el ayuno que yo amo -oráculo del Señor-: soltar las cadenas injustas, desatar los lazos del yugo, dejar en libertad a los oprimidos y romper todos los yugos; compartir tu pan con el hambriento y albergar a los pobres sin techo; cubrir al que veas desnudo y no despreocuparte de tu propia carne.
Entonces despuntará tu luz como la aurora y tu llaga no tardará en cicatrizar; delante de ti avanzará tu justicia y detrás de ti irá la gloria del Señor. Entonces llamarás, y el Señor responderá; pedirás auxilio, y él dirá: “¡Aquí estoy!”.

Cada línea nos dice algo, pero hoy la primera resalta más, pues meditando lo que significa una conversión, me viene a la mente una sola cosa, ¡Grita a voz en cuello, no te contengas, alza tu voz como una trompeta! Pues así se siente uno con ganas de gritar a voz en cuello ‘he conseguido a mi Señor’ ‘me hace feliz’ y ‘quiero decirlo a todo al que consiga en mi camino’.

Con esto solo les doy una miradita a la energía, la felicidad que es el tener al Señor en tu corazón, y en tu vida.  Por eso es que nos da placer el ayudar en la iglesia, pues es hacer una labor de Dios, por eso es que ayudamos en los hospitales, en los ancianatos, en cualquier lugar que veamos la necesidad, pues nos regocijamos en el Señor nuestro Dios.

Ya sé que hemos tenido muchos problemas en la iglesia últimamente, pero eso no significa que cada miembro del clero está cortado con la misma tijera.  Eso sería pensar que porque en Valencia, Venezuela hoy una persona mató a otra, ¡todos los venezolanos hacemos lo mismo!  Incorrecto, pero en la mente de muchos así lo piensan.  Todos somos seres humanos y como tales erramos, cometemos pecados y pedimos perdón.  Pero también debemos ver no solo las circunstancias sino el ambiente en el cual vivimos para poder llegar a una firme y bien basada conclusión.

Soltar las cadenas injustas, desatar los lazos del yugo, eso nos pide la primera lectura de hoy en Isaías, pero ¿Cómo? Pues yo diría que abriendo nuestro corazón y nuestra mente a otra visión de la iglesia y de los sacerdotes, ampliar nuestro conocimiento de la Biblia y de la Iglesia, a través del Catecismo, y así poder cambiar la imagen que tenemos de Cristo, no solo soltamos las cadenas injustas sino que desatamos los lazos del yugo en que vivimos.  Pues creemos que son los ‘demás’ los que viven bajo un yugo, NO, NO, NO, somos nosotros, que estamos bajo el yugo de una convicción basada en comentarios de otros, de lo que oímos, de lo que leemos en los periódicos, emails, etc.

Tenemos que recordar que todos somos miembros del Cuerpo de Cristo, que todos somos hermanos de Jesús, hijos de Dios, y llevamos en nosotros al Espíritu Santo, sin discriminación de ninguna clase, y que tenemos que conservar quienes somos, inculcar en la nueva generación el mismo fervor y amor a Dios y a la Iglesia que nuestros antepasados inculcaron en nosotros.  Así pues debemos como hermanos, trabajar para un solo Dios, una sola Iglesia.

Isaías no dio hoy una oración perfecta, así que pidámosle a Dios por “una nación que practica la justicia y no abandona el derecho de su Dios; reclaman de mí sentencias justas, les gusta estar cerca de Dios”.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: