Posteado por: lpadillakeen | 3 mayo, 2010

REFLEXIONES DE HOY

Evangelio según San Juan 14,6-14.

Jesús le respondió: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí.  Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto”.  Felipe le dijo: “Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta”.  Jesús le respondió: “Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Cómo dices: ‘Muéstranos al Padre’?  ¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre que habita en mí es el que hace las obras.

Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras. Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago, y aún mayores, porque yo me voy al Padre.  Y yo haré todo lo que ustedes pidan en mi Nombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.  Si ustedes me piden algo en mi Nombre, yo lo haré.

He estado un poco alejada pues estaba de vacaciones con mi familia, a la cual le doy gracias por enseñarme una vez más toda la atención y el amor posible.  La familia es nuestro primer ministerio y si dejo pasar esta oportunidad no estaría cuidando no solo a mi familia sino a mi ministerio.  Es el ministerio más difícil que tenemos, pues son las personas más difíciles a llegar, cada una tiene una opinión, y también su vida diaria es diferente a la nuestra, sus prioridades son también muy diferentes.  Pero es a ellos a los que quiero llegar, pues sin Jesús en sus vidas, no importa todo lo que tengan materialmente, no va a ser felices, siempre van a estar en busca de algo, sin saber que es a “Jesús” al que buscan.

Hoy en la Iglesia estamos pasando por un momento terrible, con los abusos sexuales y otros escándalos, es suficiente para que muchos se alejen.  Pero yo les quiero decir que cuando Jesús nos dice “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí”, es un mandato al cual todos los que creemos en Él estamos llamados a seguir, nosotros somos la Iglesia: el Cuerpo de Cristo, y no es el Obispo, o el párroco el que va a perder el tiempo sin recibir la Eucaristía, sin pasar un momento en la presencia del Señor en una hora de adoración al Santísimo, o en participar en la Misa dominical, es cada uno de nosotros que ya tenemos conocimiento de quien es Jesús, al cual estamos poniendo a un lado, al cual en momentos de necesidad es a quien recurrimos para pedir ayuda, pues es a Él al que le vamos a ver la cara individualmente, no es que vamos a poder mandar a otro por nosotros, así que ¿Por qué esperar a llegar a ese momento?

Yo recuerdo que mi papá iba a misa diariamente, y que rezaba todas las noches, gracias al Señor que le dió tiempo en su vida a tener a Jesús cerca de sí.  Todos nosotros le pedimos a Jesús que nos ayude de alguna manera… yo me imagino por lo que mi padre pedía a su Padre Celestial: por su hijos, por sus nietos, por sus hermanos y hermanas y es así que todos rezamos, por nuestros seres queridos, por su bienestar físico naturalmente, pero yo específicamente pido por su bienestar espiritual, para que María nuestra madre celestial, interceda para que ellos puedan ver la luz que viene de Jesús, para que sean activos participantes del Cuerpo de Cristo.

Cuando una tragedia nos toca muy cerca, es cuando vemos la realidad de la vida, ya que no es el dinero, ni las posesiones, ni las posiciones que importan en esta vida, es la familia, es si, el estar cerca de Dios, muy pero muy cerca de Él, es en ese momento que vemos la necesidad de que el individuo que está pasando por la tragedia tenga a Jesús cerca, que los más allegados a él/ella también tengan acceso a Él, pues es el Pastor, el que nos trae paz, tranquilidad, optimismo y ayuda, todo lo que necesitamos.  Entonces… ¿Por qué esperar?

“Si ustedes me piden algo en mi Nombre, yo lo haré” Yo te pido Jesus que cuides de mi familia, que guies a cada uno de ellos para que lleguen a Ti de nuevo, para que se conviertan en tus seguidores.  Dales sed, para que vengan a tomar agua de tu manantial.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: