Posteado por: lpadillakeen | 1 junio, 2010

COMPARTIENDO LA BUENA NUEVA

Epístola II Carta de San Pedro 3,12-15.17-18.

¡Esperando y acelerando la venida del Día del Señor! Entonces se consumirán los cielos y los elementos quedarán fundidos por el fuego. Pero nosotros, de acuerdo con la promesa del Señor, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva donde habitará la justicia. Por eso, queridos hermanos, mientras esperan esto, procuren vivir de tal manera que él los encuentre en paz, sin mancha ni reproche. Tengan en cuenta que la paciencia del Señor es para nuestra salvación, como les ha escrito nuestro hermano Pablo, conforme a la sabiduría que le ha sido dada, Hermanos míos, ustedes están prevenidos. Manténganse en guardia, no sea que, arrastrados por el extravío de los que hacen el mal, pierdan su firmeza. Crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. ¡A él sea la gloria, ahora y en la eternidad!

Salmo 90,2.3-4.10.14.16.

Antes que fueran engendradas las montañas, antes que nacieran la tierra y el mundo, desde siempre y para siempre, tú eres Dios. Tú haces que los hombres vuelvan al polvo, con sólo decirles: “Vuelvan, seres humanos”. Porque mil años son ante tus ojos como el día de ayer, que ya pasó, como una vigilia de la noche. Nuestra vida dura apenas setenta años, y ochenta, si tenemos más vigor: en su mayor parte son fatiga y miseria, porque pasan pronto, y nosotros nos vamos. Sácianos en seguida con tu amor, y cantaremos felices toda nuestra vida. Que tu obra se manifieste a tus servidores, y que tu esplendor esté sobre tus hijos.

Hoy estas escrituras nos hablan directamente, “esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva donde habitará la justicia”, pero no seamos tontos esperando que la justicia se va a dar aquí en la tierra, es cuando pasemos a la otra vida, al nuevo cielo y la nueva tierra que encontraremos la justicia, por eso nos dice San Pedro “procuren vivir de tal manera que él los encuentre en paz, sin mancha ni reproche.”  Que mandato tan difícil es este, vivir sin mancha y sin reproche, casi que inalcanzable, pero tenemos toda una vida para recibir su amor, para ‘procurar’ vivir bien, de acuerdo a lo que el Señor espera de nosotros, y nadie tiene que decirnos lo que es, pues cuando estamos haciendo algo que sabemos lo disgusta, de inmediato reconocemos que no hemos debido hacer o decir las palabras que ya salieron de nuestros labios.

El Salmo hoy nos habla de vivir setenta y ochenta años, todos vamos en camino desde el momento en que nacemos, pero no todos llegamos a esos años, unos más, unos menos, pero lo que importa es ¿Cómo hemos vivido?  San Pedro hoy nos dice “Manténganse en guardia, no sea que, arrastrados por el extravío de los que hacen el mal, pierdan su firmeza.”  O sea, si arrastrados por la ira decimos algo que hiere a otro, tengamos la razón o no, hemos perdido la firmeza, si arrastrados por celos herimos a otro, ya sea verbal o físicamente, hemos perdido la firmeza, si pensamos herir de cualquier manera a otro y gozamos estos pensamientos, hemos perdido la firmeza. 

Nunca pensemos que si lo hacemos ‘una vez’ no va a pasar nada; al perder la firmeza, perdemos la gracia, y eso significa que estamos separados de Dios, y que hacemos si Él dice: “Vuelvan, seres humanos” ya que parte de las Sagradas Escrituras son los Salmos y el Salmo de hoy nos dice: “Tú haces que los hombres vuelvan al polvo, con sólo decirles: “Vuelvan, seres humanos” y no sabemos en qué momento recibiremos Su llamada.

Desprendámonos de las posesiones, de la ira, de los celos, de todo lo que en nuestras mentes sabemos nos separa de Él y entonces estaremos procurando vivir bien.

Hoy nos encomendamos a aquellos que por la gracia de Dios están ya en su compañía, todos nuestros familiares y amigos que han visto ya el nuevo cielo, para que en compañía de nuestra Madre la Virgen María, intercedan por nosotros ante Cristo Jesús y nos guíen nuestras vidas, nuestros deseos, nuestras ambiciones, nuestros sentimientos, para que estén siempre dirigidos a procurar vivir bien, para así estar preparados para Su llamada “Vuelvan, seres humanos”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: