Posteado por: lpadillakeen | 15 octubre, 2010

COMPARTIENDO LA BUENA NUEVA

Carta a los Efesios 1: 11-14

En Cristo fuimos elegidos nosotros: Aquel que dispone de todas las cosas y las somete a su voluntad, decidió que fuéramos pueblo suyo, y lleváramos la espera del Mesías, con el fin de que sea alabada su Gloria. También ustedes, al escuchar la Palabra de la Verdad, el Evangelio que los salva, creyeron en él, quedando sellados con el Espíritu Santo prometido, que es el anticipo de nuestra herencia. Por él va liberando al pueblo que hizo suyo, para que al fin sea alabada su Gloria.

Algunas veces aunque con fé y devoción le entregamos todo a Jesús, lo ponemos en sus manos en unión con su madre la Virgen María, y de verdad confiamos en Él, creo que es nuestra naturaleza humana que nos hace dudar, y continuamos creyendo, pero continuamos dudando. 

Leí la lectura de hoy en Ingles primero y me impactó, así que les voy a poner la traducción aquí, ya que dice lo mismo que arriba pero con diferentes palabras “destinados de acuerdo con el propósito de aquel que realiza todo conforme a la intención de su voluntad”.

O sea que Él es el que realiza todo, conforme a su voluntad y eso es nuestro destino.  Oramos pidiendo lo que nosotros queremos, nuestro Padre Celestial ya sabe lo que necesitamos, pero como hijos lo pedimos y Él con su infinito amor nos concede la petición de acuerdo a SU propósito no el nuestro.

¡Que linda manera de orar! ¿No les parece?  Ahí nos está apuntando claramente San Pablo la manera de cómo hablarle a nuestro Dios, a Jesús, y de cómo esperar su voluntad, pues él lo hace todo, pero en su propio momento.

Ahora lo que tenemos que aprender no solo es a orar de esa manera, pero a esperar, que sinceramente es lo más difícil, pues pedir no lo es, ya lo hemos aprendido desde pequeños, pero el esperar es un don de Dios, tenemos que calmarnos, llenarnos de paciencia y esperar a que Él decida lo que es bueno para nosotros, pues bien sabemos que no siempre lo que pedimos es lo mejor para nosotros, y es tiempo después cuando vemos la realidad y la sabiduría de la decisión tomada por Dios de no darnos lo que pedíamos.

Tengo más de dos años esperando una decisión, que llegó hoy, siempre creyendo en que Dios me daría lo que necesito, pero no les miento que hay momentos de duda en el proceso, pues es difícil siendo humano no dudar, yo le pido a mi Dios que me de sabiduría y entereza para no dudar más de Él y le doy gracias por haberme concedido la petición, pero más que todo le doy gracias por lo que me enseñó, pues sin todos estos días de espera no hubiese entendido, ni valorado su decisión.

Oración: Padre, yo confió en Tí, pongo mi vida en tus manos, Tu eres mi guía, mi anhelo, mi única ilusión.

Promesa: También ustedes, al escuchar la Palabra de la Verdad, el Evangelio que los salva, creyeron en él, quedando sellados con el Espíritu Santo prometido.  Ef 1: 13-14

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: